‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Lola y la política

Lola tiene dos meses y medio.
Junto a Lupe, su madre, nos acompañó en la última sesión del seminario 'Lo personal es político' donde indagamos sobre qué son los conflictos y cómo abordarlos sin dañar ni dañarnos.
Nos acompañó también el sábado pasado, en el que Pepe nos explicó con detalle y mimo qué hay detrás de eso que llaman crisis y que tanto está afectando a nuestras vidas.

Su presencia enriqueció nuestras reflexiones, porque nos mantuvo en contacto con lo más básico de la vida.
Sus ansias de teta nos recordó que somos cuerpo y que satisfacer las necesidades vitales implican, no solo trabajo, sino también placer.
Asimismo, su forma de percibir los detalles más nimios, de sentir el calor y la entonación de las y los demás, de vivir la vida a flor de piel, trajo aire fresco.

Por ello, ahora sé que facilitar que las madres puedan estar en los diferentes lugares con sus bebés, no es solo una cuestión de justicia o generosidad, sino también de dejar que el movimiento y la imprevisibilidad de la vida no se detenga.
Asimismo, esta experiencia me ha confirmado en la idea de que no se trata de conciliar la vida laboral y personal, tal como nos dicen, sino de organizarnos a partir del ritmo de cada vida que, queramos o no, es una sola.
Tal vez, esta crisis sea una oportunidad para que, mujeres y hombres, repensemos todo esto.

En fin, Lola, con su sola presencia, hizo política.

5 comentarios:

Morgana dijo...

jajajaaj qué lindooooo!!

Tonucci proponía un mundo donde la referencia para todas las medidas (métricas y económicas) fueran la infancia y la ancianidad. Hacer esto de por sí ya sería revolucionario. Pero la propuesta que tú haces me gusta aún mucho más: organizarnos a partir del ritmo de cada vida. Todas las personas son importantes, esto sí que es la revolución.

Un abrazo, Graciela!

patricia t cañada dijo...

La presencia de Lupe con Lola es impresionante, un lujo aprender mirándolas.


besitos

Anónimo dijo...

preciosamente político, gracias, juan

barutarroba dijo...

fue muy bonito, de verdad, que Lola pueda estar como es y Lupe y también cada uno y cada una. Un lujazo compartir presencias y saberes. Y ver como se hace politica así de este modo

Lázuli dijo...

Me siento afortunada por poder disfrutar de mi vida ahora con Lola. Como dice Graciela, la vida es una sola y tener que dividirme para poder vivirla plenamente es algo que me inquieta. En el seminario y en el taller con Pepe me sentí feliz por la generosidad y la acogida de quienes componéis estos espacios. Es un aprendizaje para mi estar de este modo en el mundo. Os lo agradezco infinito...