‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

cuestión de lenguaje, cuestión de vida

Cada día que pasa, se me hace más grande la necesidad de encontrar las palabras que expresen con tino y tiento lo que ocurre, lo que me ocurre.
Necesito palabras clarificadoras, capaces de abrir horizontes.
En este sentido, me cuesta usar las palabras derecha e izquierda como forma de expresar posicionamientos políticos. Son dos palabras que tuvieron sentido en un momento dado de mi vida, pero que ahora se me han quedado cortas y, en más de una ocasión, vacías.
Propongo hablar de formas de actuar en el mundo: unas movidas por amor a lo vivo y otras movidas por el lucro económico.
Cuando digo amor a lo vivo, hablo de esa fuerza que nos impulsa a crear las condiciones para que cada vida humana pueda sacar a la luz toda su riqueza y su belleza. Lo que conlleva cuidar, no solo nuestros cuerpos y nuestras mentes, sino también nuestras relaciones y nuestro entorno, con toda su vitalidad.
Hablo, por tanto, de una política pensada para que la vida, todas las vidas, puedan ser intensamente vividas, sentidas y compartidas.

Con la esperanza de encontrarme con mucha gente que ama intensamente, no solo su propia vida, sino la VIDA, participaré el 15 de octubre en las marchas que recorrerán las calles de Madrid y de otras muchas ciudades del planeta.

2 comentarios:

barutarroba dijo...

Yo tambien amo intensamente mi vida y la vida. Bajaré el sabado para sentir el placer de estar juntas y juntos, seguro que nos encontramos. besos

LaRepo dijo...

Que sea motivo de sentirse fuertes