‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Pensar el presente

Desde que he vuelto de vacaciones, he sentido una especie de parálisis, quizás sea perplejidad.
Es como si la realidad me alumbrara con tal fuerza que me cegara.
La tentación de cerrar los ojos es alta. De hecho, hace unos días decidí tomarme un respiro, cerrar los ojos y centrarme en mi ombligo.
Pero el bloqueo no cesa con cerrar los ojos, simplemente se aplaza o se queda en el trastero amenazando con aparecer en cualquier momento.Y la sensación de que los pies no tocan tierra hace que la vida sea más plof.
Y así, en este camino, he entendido, por fin, que, en lugar de esquivar o maquillar la realidad, me siento más viva viviéndola.
Vivir una realidad dura, extraña, difícil. Eso es lo que toca, nos toca.
De pronto, las coordenadas con las que me he movido / con las que nos hemos movido se han transformado, las reglas de juego se han vuelto más duras y violentas, la vulnerabilidad de la vida se ha hecho más patente, la necesidad de belleza se ha agudizado, el ansia de encuentro se ha vuelto una cuestión de supervivencia.
Un nuevo mundo, una nueva realidad, requiere abrir el pensamiento a nuevos horizontes.
Tengo la sensación de que estamos ante uno de esos momentos en el que hay repensar la vida desde sus raíces.
Me cuesta, me asusta y me gusta este reto a la vez.
Me siento torpe y a la vez abierta.
Creo que en ello nos jugamos la vida.
Por eso os invito a que os lanceis a esta aventura.

5 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Graciela, tu texto me parece una poesía, y me encanta tu invitación.

besitos

Morgana dijo...

Coincido con esa percepción recrudecimiento y vulnerabilidad. Esta vez, objetivamente, una no sabe jugar a este juego. Pero el reto de vivir a pleno pulmón es tan fuerte que no renuncio a ello. Yo también acepto tu invitación.

Un saludo.

Anónimo dijo...

pues a repensar la vida desde sus raíces...
gracias, juan

barutarroba dijo...

te agradezco enormemente tus reflexiones que conectan con mucho de lo que siento. Yo tengo tambien ganas de seguir pensando el sentido de mi vida y del mundo que me rodea y haciendo lo que desee y lo que pueda.
besos

ANTONIO SÁNCHEZ dijo...

ES UN TEXTO "EMOCIONANTE", REAL Y UTÓPICO AL MISMO TIEMPO. ME HA DEJADO CON UNA SENSACIÓN DE PLENITUD Y PAZ INMENSA. UN ABRAZO.