‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Un delicioso cuarto propio

Ayer fui a ver la película Rompecabezas de la directora argentina Natalia Smirnoff.
Esta obra relata un viaje delicioso de una mujer hacia el centro y el sentido de la propia vida.
Es una película que nos pone en contacto con ese tipo de revoluciones íntimas que a menudo pasan desapercibidas pero que son capaces de transformar toda una constelación.
La protagonista es una humilde ama de casa que encuentra el sentido de vivir a través de algo tan simple como son los puzzle. Y lo hace en plena madurez, cuando acaba de cumplir 50 años.
A pesar de ello, o tal vez precisamente por la sencillez de estos datos, se trata de una historia universal, capaz de conectar con las entrañas de cualquier ser humano que ansía sentir plenamente la vida y degustar la intensa libertad que se despliega en un cuarto propio.

1 comentario:

patricia t cañada dijo...

Qué buena pinta, y que ganas de ir a ver esta película.

Gracias