‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Explosión de encuentros...

El sábado por la mañana hubo asamblea popular en mi barrio, Arganzuela.
Me emocioné al ver, una vez más, a gente tan diversa intentando entenderse, haciendo propuestas, escuchándose, negociando, abriendo conflictos de forma pacífica, celebrando los acuerdos.
Me sorprendió saber que las comisiones de trabajo están vivas y que quienes participan en ellas están poniendo muchas ganas.
Se me quedó la imagen de una mujer dando el pecho a su bebe mientras otra mujer embarazada hablaba por el micrófono. También permanece en mi retina la imagen de una chica que tomó la palabra con muchos nervios mientras la gente la aplaudía para que se animara a seguir.
Recuerdo también a un hombre egipcio que nos invitó a continuar por la senda de la paz porque, según dijo, tanto en su país como aquí, esa es nuestra fuerza. Y la magia que se produjo cuando, a medida que se fueron comentando las discrepancias ante una propuesta que parecía ser aceptada de forma mayoritaria, ésta se transformó en otra cosa, convirtiéndose realmente en consensuada.
Creo que esto es un indicador de que, al menos en Arganzuela, la posibilidad de encontrarnos y hacer cosas para mejorar nuestras vidas se está consolidando.


Pero esto no fue todo.
El domingo por la mañana, como ya sabéis, nos encontramos voces diversas y singulares a lo largo y ancho de este país.
Fue una explosión de indignación, energía, creatividad, paz, libertad, risas y relación.

Los motivos de Gilda (N.V.) en periodismohumano.com
En las pancartas, en los gritos y en las conversaciones se logró visibilizar con claridad y lucidez la ruptura tan abismal que existe hoy en día entre la vida y el capital.

Foto cogida de attacmadrid.org

Hoy, lunes, a pesar del cansancio, respiro mejor, mucho mejor.

3 comentarios:

barutarroba dijo...

ha sido muy emocionante participar en esta marea humana diversa y creativa, es un subidón de energía e ilusión compartida. Y el camino y la vida continua hacia horizontes abiertos e imprevisibles. Qué bonito fué encontrarnos sin buscarnos y a la sombra de los árboles compartir lo que sentimos pedaleando desde el norte y caminando desde el sur
besos

Morgana dijo...

Emocionante y esperanzador... tanta gente que escoge (con mayor o menor consciencia) Vivir.

Un beso

Mada dijo...

Ya te digo!
Ni el calor pudo con el clamor...
Un beso