‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

¿Qué es una guerra?

"A la vista de todo el mundo está el resulado del trabajo sobre las guerras dirigido por los historiadores. A fuerza de preguntarse sobre las causas y producir razones, han elaborado no solo un saber inútil sino también un pesado obstáculo que exonera de la incomodad de ver el horror y, sobre todo, impide pensar que es posible evitar la guerra".
- Delfina Lusiardi -

He buscado en los telediarios, en los periódicos y en las crónicas radiofónicas algo que me acerque a entender qué siente el pueblo libio en las noches de bombardeos, cómo sobreviven y preparan sus alimentos, quiénes curan las heridas, de qué color es el luto de las familias de cada muerto, qué se mueve en las entrañas de la gente mayor ante un fuego disparado por quien vendió armas a su dictador, qué hilos hay que traspasar para disparar al propio hermano o al vecino de enfrente, qué proporción ha tomado la arrogancia masculina que suele inflarse en los momentos de batalla, a qué huele la emoción de cada soldado que decide desertar del ejército de Gadafi, qué vivencia se desata en las manos de cada mujer y cada hombre que toma las armas por primera vez, cómo es el aire que respiran los hombres y mujeres que se atreven a salir a la calle, qué consistencia tienen sus lágrimas, qué lugar ocupa el amor en sus vidas, en qué rincón permanece viva la belleza...
Lo he buscado, pero no lo he encontrado...


3 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Se me hace muy necesaria tu reflexión, tu búsqueda, las preguntas que te haces.


Gracias y besos

Anónimo dijo...

Graciela, estaba esperando tu entrada sobre la guerra en Libia. Sabía que leerte me iba a ayudar a entender qué está pasando y a ordenar un poco lo que me pasa a mí con este horror.
Tu blog y tus palabras son muy importantes para mí.
Muchas gracias, Gra
Tati

Lázuli dijo...

Nunca me gustó estudia historia. No me interesaban las guerras, ni las conquistas ni los aplastamientos que parecían inevitables. Jamás estudié qué hacían las mujeres, los niños y las niñas, las personas mayores y los hombres que desertaban de la guerra mientras otros les mataban.
Me hace un daño atroz sentir y ver cómo pretenden hacernos creer que las guerras son inevitables.
Como dice la canción: deseo que la guerra NUNCA me sea indiferente.

Gracias por esta reflexión que me conecta con la vida.