‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Cuidando...

Estos días estoy dedicada al cuidado de mi madre.
Ella está dando sus primeros pasos después de una operación de cadera y yo ando detrás suyo para intentar que esos pasos sean lo más alegres y fructíferos posibles.
Ahora que lo escribo me doy cuenta que estoy haciendo lo que ella hizo hace muchos años, cuando yo di mis primeros pasos.
En estas estoy, dedicada a esa tarea invisible que sostiene el mundo y la vida.
Son las once de la mañana y estoy asombrada de todo lo que he hecho ya.
Bueno, escribo esto para deciros que hasta el 10 de marzo, día en que me vuelvo a Madrid, sólo me pasaré por aquí muy de cuando en cuando.
Mientras tando... ¡Agotada, sorprendida, dispersa, contenta y emocionada, os animo a brindar por la vida y a cuidarla!

4 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Graciela, ¡qué emoción leerte!

besitos

patri

Andie* dijo...

:)

Anónimo dijo...

Precioso lo que cuentas de acompañar los pasos de tu madre, lo mismo sentí yo hace dos veranos cuando mi madre se rompió la rótula y dos dedos de la mano...
es verdad lo que da de sí el día en esas circunstancias, y al llegar las noches terminaba hipercansadísimo pero contento de cuidar a mi madre
besos, juan

Laura dijo...

¡Qué inspiradoras tus palabras! ¡Cuánta verdad en ellas! Muchas gracias por compartirlas. Y mucho ánimo.