‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Desafección

Hace ya mucho tiempo, la pareja de una mujer a la que quiero mucho cortó la relación con ella a través de un sms. Me quedé impactada por la falta de responsabilidad, de cuidado y de respeto que había detrás de ese gesto.
Es un gesto que, en lugar de contenerse, se ha ido extendiendo. De hecho, la semana pasada, una amiga me contó que una empresa vinculada al Ayuntamiento de Madrid había echado parte de su personal por esa misma vía.
Seguro que todas y todos conocereis situaciones como estas.
Pero lo que que nunca me podría imaginar es que el gobierno de este país notificara la ruptura con sus ciudadanos y ciudadanas a través de una vía similar a esta, o sea, a través de una simple nota de prensa.

Recuerdo una conversación que tuve hace ya unos años con dos amigas.
A las tres nos brillaban los ojos. Nos sentíamos reconocidas y con la emoción de quienes comparten algo muy íntimo y difícil de nombrar.
Cada una, por diferente motivo, sabía que, si hubiera vivido en otro país en el que la sanidad no fuera gratuita ni de calidad, podría estar muerta o, en el mejor de los casos, podría estar viviendo en una situación de mucha limitación, bien económica o bien física.
Y hoy, recordando esa tarde, siento una especie de luto por este tipo de charlas que, tal como van las cosas, tienden a ir desapareciendo.

Ayer por la noche puse un rato la radio y oí que hablaban sobre la desafección ciudadana hacia la política.
Y yo me pregunté: ¿no hay forma más grande de desafección que notificar una ruptura con una simple nota de prensa? ¿no es sano sentir desafección hacia quien te trata así?

6 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Gracias por escribir, por ponerle palabras, para que sigamos hablando.

besitos

ISA dijo...

A mi me parece que hay dos temas en tu post:
1.- El hacer un despido laboral o amoroso por correo es de una cobardía que desde luego es impresentable. Hace años yo era la "asistente personal" de un alto cargo y cuando quería endosarme problemas de personal yo siempre le decía: lo siento, eso es cosa tuya, va en tu sueldo no en el mio. Y es que hay directivos de RRHH que tienen muy poca verguenza y en vez de dar la cara en estos casos, prefieren dar la noticia via e-mail.
En el campo amoroso: afortunada la que ha sido "despedida" via e-mail: esa persona, sin duda, no le hubiera aportado nada positivo.

2.- Lo de la conversación entre personas que se aprecian y se entienden, es de las cosas más bonitas que hay. Esto no se ha perdido. Depende de donde vivas. En Madrid, donde vivo yo, tengo que hacer malabarismos para no perder el contacto "físico" con gente que me gusta y entre las cosas que más me gustan está conversar con gente y una cervecita en la mano.

Bss

Graciela dijo...

Isa, por supuesto que aún me quedan / nos quedan ganas y posibilidad de encuentro con la gente querida... Es más, creo que es algo super importante en los tiempos que corren.
Lo que quería decir es que, según van las cosas, cada vez habrá menos celebraciones por vivir en un país que nos permite cuidar nuestra salud y mantenernos vivas sin empobrecernos de un modo insostenible.
Besitos,
Graciela.

l_blue dijo...

Hola, me encantaría que este texto pudiera leerse en un diario de gran difusión. Para que no olvidemos que lo que parece que estamos a punto de perder (la sanidad, la educación, publicas)es una catástrofe para nuestras vidas.Gracias por lo que escribes.
carmen

Alson dijo...

Aún a riesgo de parecer una ilusa, creo que a causa de tantísima desfachatez, hay una parte de la ciudadanía que por fin está despertando... Porque de no ser así, vamos al desastre total.

Graciela dijo...

Carmen, me ha emocionado tu comentario. Mil gracias.
Y Alson, a ver qué pasa con esa cuerda que no para de tensarse... No lo tengo nada claro.
Besos a las dos...