‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

14 de febrero

Es Yemen.
Una mujer, a pesar del inquietante velo que la cubre, sigue viva.
Un hombre, que parece haber estado expuesto a otro tipo de violencia y de batalla, encuentra refugio a su lado.
Samuel Aranda, con su cámara, captó el cuidado y la humanidad que se dio en este encuentro.
Estoy impactada por la fuerza de esta imagen que deja sin aliento y sin sentido cualquier cuento de hadas y, por supuesto, al mismísimo San Valentín.
Sé bien poco sobre fotografía, pero esta vez no me ha extrañado que, con esta foto, Samuel Aranda haya ganado el primer premio en World Press Photo 2011.

4 comentarios:

Alson dijo...

A mi me impacta el contraste

Morgana dijo...

Es muy potente, sí.

Graciela dijo...

Hola, Alson, gracias por el matiz. ¡Es verdad que este contraste es bestial! Besos.

Anónimo dijo...

Graciela querida,estoy muy conmovida con la foto... Mil gracias por difundirla, Encina