‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

¿Tiempos muertos?

Cada vez que viajo por trabajo descubro que en esos tiempos a los que se suele llamar muertos puede darse mucha vida.
Eso ocurre cuando estoy en el tren y, de pronto, miro con atención las cosas, leo, escribo, duermo, sin presión, sin obligación, sin nada que me inste a ir más o menos despacio, dejando que el palpitar de las cosas siga su curso, sin más.
Algunas amigas poetas me han dicho que son momentos en los que la inspiración suele tomar asiento.
También me ocurre algo parecido en ese rato en el que ya se acabó el trabajo pero aún quedan horas para tomar el tren. Y me pongo a caminar, o mejor, a deambular y, en vez de buscar, encuentro, me detengo, descubro, me sorprendo.

Eso me ocurrió ayer en Bilbao.
De pronto, como si fuera una niña, descubri, entre otras muchas cosas, porqué Louise Bourgeois llamó Mamá a esa escultura que tiene forma de una araña gigante.
Imaginaros que estáis debajo de sus enormes garras, ¿qué sentís?

1 comentario:

patricia t cañada dijo...

qué maravilla de 'tiempos muertos'. Me encanta Louise Bourgeois y su Mamá.

besitos y gracias por traerla.