‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Limpieza

Yo creía que no me gusta limpiar.
Pero, en realidad, limpiar es una experiencia distinta cada vez.

El caso es que me he pasado la mañana limpiando.
Primero limpié el salón de mi casa y luego los diferentes rincones del local de SINGULARES.
Y así, mientras limpiaba, sentí que estaba cuidando, mimando, relacionándome y sintiendo profundamente dos lugares que, hoy por hoy, son fundamentales en mi vida.

En Singulares, me acompañó la música de Agnes Odel.
Su ritmo y su voz me permitieron sentir la alegría que se esconde en mi poso de melancolía y limpiar como si estuviera haciendo lo más sagrado.


No sé bien ni cómo ni por qué, pero sé que esa sensación tan intensa y extraña tiene que ver con que el mapa de este país se ha vuelto azul.
Quizás es que quiera proteger y cuidar lo que más me importa de la barbarie.
De hecho, al volver del local a casa, sentí que el cielo gris que lleva varios días instalado en Madrid, me acompañaba.

2 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Preciosa canción. Me he sentido reconocida con lo que dices que has sentido limpiando, muchas veces ha tenido un efecto parecido en mi.


besitos

Lázuli dijo...

Me acaba de llegar hondo lo que dices sobre la limpieza...Cuando estaba cercana la llegada de mi pequeña Lola al mundo, me dió por limpiar intensamente mi casa. Necesitaba tener mi hogar lo más acogedor posible para dar la bienvenida a una personita sagrada en un mundo convulso. Creo firmemente en esta generación que está naciendo; no sé porqué pero me da alegría pensar en ella y en tantas y tantos bebés del mundo.