‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

La imprevisibilidad de la experiencia humana.

María-Milagros Rivera Garretas
'Un cuerpo nace mujer, un cuerpo nace hombre, algunos nacen indiferenciados, algunos son dados a luz de un sexo y se sienten del otro. El juego de los sexos se obstina en ser a dos, con una zona en suspenso. Pero las posibilidades de interpretación de uno y de otro son imprevisibles e ilimitables porque son imprevisibles e ilimitables la experiencia humana y la lengua materna, la lengua que hablamos para traer al mundo la propia experiencia y escuchar la ajena.'

1 comentario:

patricia t cañada dijo...

Qué maravilla....

besitos