‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Vueltas por Sol

Estos días, mientras iba y venía de Sol, me fueron surgiendo varias reflexiones, interrogantes y sensaciones...
Quizás son perogrulladas o pensamientos sin sentido, pero, hoy por hoy, a mí me sirven para situarme ante lo que está pasando.

LO ORIGINAL TIENE ORIGEN
Es verdad que a muchas y a muchos nos ha cogido por sorpresa lo que ha ocurrido estos días en la puerta del sol y también es cierto que lo que allí pasa huele a frescura, novedad y originalidad.
Pero esto no significa que todo esto haya salido de la nada, tal como parecen sugerir algunos análisis.
Detrás hay ganas y trabajo realizado por muchas personas jóvenes y otras que no lo son tanto, gente diversa y concreta. Trabajo que ha dado semillas que han podido prender porque había tierra fértil.
La fertilidad de esta tierra tiene que ver con una historia de personas que han ido dejando huella. De hecho, a medida que iba escuchando lo que se hacía y se decía en las diferentes comisiones, cárteles, asambleas y charlas de la puerta del Sol fui reconociendo el poso de varias historias, experiencias y referentes.
Pude palpar el poso de las reflexiones sobre qué significa el capitalismo hechas por téoricos y teóricas diversas y dispares, la invitación a indignarse que hizo Hessel, el trabajo comunitario realizado por tantos grupos a lo largo de la historia, el cariño y cuidado de tantas madres en tantas familias, la experiencia de no-violencia que se ha ido dando en diferentes rincones del planeta en momentos tan diversos y variopintos, la huella del feminismo que permite que hoy haya tantas mujeres que caminan dueñas de sí en medio de la plaza, las semillas que tantos grupos han echado para dejar sin aliento la violencia del capital en estos últimos meses, el modo de hacer en las plazas de Kasba en Túnez y Tahrir en Egipto, la resistencia del pueblo islandés, etc, etc.
Obviar esto es, de algún modo, dejarnos sin fuelle para seguir creando.


FUERZA SIMBÓLICA
Para mí, la fuerza de este movimiento, más que cuantitativa, es cualitativa. Somos muchas las personas que pasamos parte de nuestro tiempo allí, pero me parece evidente que quienes no van son muchas más.
Su fuerza real es simbólica. De pronto, las plazas se llenaron de indig- nación, imaginación y comunión, todo ello ha generado un aire más respirable y ha dejado una sonrisa, no sólo en quienes hemos estado por allí, sino también en quienes han sentido esa bocanada de oxígeno en sus casas, cafeterías, aulas, paseos, etc.
De pronto, la chispa y las palabras que tocan realmente el sentir de muchas y muchos irrumpió, evidenciando la insulsez y el sinsentido del lenguaje con el que a menudo se habla de política.


EL SENTIDO SE SIENTE
No sé qué dará de sí todo esto, nadie lo sabe.
No sé si después de esta semana que aún queda de acampada y de los trabajos en los barrios de Madrid, así como después de todo lo que se está haciendo en las diferentes ciudades de este país, veremos como fruto algo grande, algo pequeño o casi nada.
Lo que sí sé es que lo ocurrido, lo que está ocurriendo, ya tiene sentido.
Tiene sentido porque lo hemos sentido, lo seguimos sintiendo.
La experiencia de hablar entre personas tan dispares, llegar a acuerdos, abrir conflictos sin violencia, gritar la indignación, crear, sentir que no estamos solos ni solas, sentir que las plazas son realmente públicas, abrir interrogantes y reflexiones que se han ido extendiendo a otros muchos lugares, ya es importante.
No quiero olvidarme de todo esto para que, en el caso de que este movimiento no llegue a consolidarse en algo más grande y rotundo, no caer en el derrotismo y poder quedarme con toda esta energía para seguir creando.
Y también para que, en el caso de que sí se consolide en algo más consistente, no me olvide, como dijo Machado, que el camino se hace al andar, no dando nada por hecho y, desde ahí, seguir caminando..

MÁS ALLÁ DE SOL
La energía de Sol ha iluminado otras iniciativas, experiencias, movimientos y creatividad que ya existían y siguen existiendo. Pero, en ocasiones, ha llegado a deslumbrarlas y eclipsarlas.
La energía que está en marcha no empieza ni termina ni se restringe a las plazas que estos días han estado abarrotadas.
Ojalá que todas estas creaciones no pierdan fuelle, sigan en marcha y permitan que cada cual esté donde mejor se sienta, haga aquello con lo que más disfrute, aportando lo mejor de sí.
Quiero que sigan en marcha este conjunto de iniciativas que también son muy importantes para que la tierra sea cada vez más fértil y puedan prender muchas más semillas imprevistas y sorprendentes. Y también para que puedan iluminar, sin deslumbrar, prácticas diversas,dando aliento también a lo que ocurre y a lo que pueda seguir creciendo tanto en Sol como en otras muchas plazas.

3 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Ay, Graciela, qué alegría leerte, necesitaba ir al origen y al sentido, al de verdad de todo esto.

Un besito

guillermohdezmagan dijo...

"evidenciando la insulsez" es desde ya mi expresión favorita de la semana...
: )

Lázuli dijo...

Me parece importantísimo no olvidarnos de los gestos diarios y compartidos que hacen política.