‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Autenticidad

Este cuento me ha llegado estos días por distintos lugares y me parece precioso para todas las niñas, chicas y  mujeres que, a pesar de la presión patriarcal y de la industria cosmética, no han renunciado a esa belleza que nace de la autenticidad....



En mi experiencia, dar rienda suelta a esa belleza no implica prescindir necesariamente de los adornos, sino relacionarme con ellos libremente, sin perjudicar mi salud, ni constreñir mi movilidad, ni tampoco esconder o caricaturizar la singularidad de mi propio cuerpo.
Desde ahí, el adorno deja de ser un modo de encorsetar la belleza que somos para convertirse en una de las formas que tenemos para reconocerla y celebrarla.


Para mí, en esta entrevista, Ana Pastor ha ido ganando autenticidad a medida que el pañuelo fue deslizándose por su pelo. No lo digo por el hecho de quitarse el velo, sino simplemente porque se mantuvo centrada en lo que quería decir, sin parecer importarle lo que podrían pensar de ella por ese detalle.

1 comentario:

patricia t cañada dijo...

Graciela, qué alegría leerte, tu reflexión, tu mirada.

besitos