‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Farmaceuticas

Me hablaron de un medicamento que podría mejorar sustancialmente mi estado de salud.
Me dijeron que tenían que hacer una petición a inspección médica muy, pero que muy consistente, para que me lo pudieran dar.
¿Por qué? Porque no está pensado especificamente para mi enfermedad y porque es muy, muy, muy caro.
Me sugirieron otro medicamento, con peor pronóstico y mayores efectos secundarios. Me negué.
Después de meses, finalmente me concedieron el medicamento del que me habían hablado.
Me dieron una factura informativa, donde pude ver que cada pastilla cuesta veinte euros.
Al principio tomaba una pastilla al día, ahora solo tomo media. La mayoría de quienes toman este medicamento, toman cuatro al día.
¿Por qué es tan caro? Porque Novartis, con el beneplácito de la O.M.S., lo ha estipulado así.
El otro día leí que el Tribunal Supremo de la India ha aprobado que este país fabrique este medicamento como genérico, lo que significa una reducción de un 93% en su coste.
¿A quién le comprará este medicamento nuestro gobierno? Me temo que no será a la India.
Temo que cualquier día me digan que nuestro sistema nacional de salud no puede costear dicho medicamento...
Y ahí seguimos con los recortes...

3 comentarios:

arponauta dijo...

¿pero te va bien, mejoras? beso.

Graciela Hernández Morales dijo...

Sí, voy mejorando. Besos.

patricia t cañada dijo...

Me parece terrible que haya gente que se pueda enriquecer a costa de la salud-enfermedad de las personas, me da mucho miedo.

besitos