‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Culpa

Imagina que tienes un amigo que se ha ido haciendo cada vez más rico...
Imagina que ese amigo tuyo haya arriesgado el ahorro de mucha gente en la Bolsa, y en otros 'casinos' más sofisticados, sin que ésta haya logrado entender bien qué ha pasado con su dinero.
Imagina que él paga muy pocos impuestos porque gran parte de sus beneficios están en oscuros paraisos fiscales, lo que le ha permitido enriquecerse aún más.
Imagina que quieres comprarte una casa pero no tienes dinero suficiente para hacerlo y que ese amigo te presta el dinero que necesitas, dándote la posibilidad de que lo devuelvas a largo plazo con unos intereses que le permitan no perder en esa operación.
Imagina que él decide comprar un seguro para no pillarse los dedos ante el posible impago del préstamo que te ha hecho.
Imagina que los gestores de ese seguro deciden, a su vez, reasegurar ese posible impago y así sucesivamente, en una cadena de personas interesadas en que tú no pagues para poder cobrar, aunque, con tanto lío, ya casi nadie sabe quien les pagaría en realidad.
Imagina que tu amigo haya hecho esta misma operación con otra mucha gente y que, cuando ese pastel oscuro estalla porque ya nadie sabe en realidad quién debe a quién, la economía del mundo entero se ve afectada.
Imagina que tu amigo dice que tú eres el culpable de este embrollo por haber tenido la osadía de comprarte una casa sin tener el dinero suficiente para ello.
Imagina que tu amigo, para sanear sus cuentas, además de exigirte el dinero que le debes, reclama al Estado parte de los impuestos que tú y toda esta gente que en su día le confíó sus ahorros habéis pagado con el fin de gestionar la sanidad, la educación, las pensiones, las prestaciones por desempleo, las carreteras, etc.
Imagina que tu amigo se vuelve insaciable porque se da cuenta que, con esta jugada, está logrando que todo, practicamente todo, se vuelva susceptible de convertirse en negocio... y, a pesar de todo, no encuentra mucha resistencia.
Imagina que él sigue diciendo que tú eres el culpable y que la deuda, tu deuda, es cada día más abultada porque, en algún lugar de esta historia, se perdió el hilo de quién debe a quién.

Por esto, por todo esto, os recuerdo que hoy es primero de mayo... y que la Historia continúa...

1 comentario:

Alson dijo...

Moraleja: "No pidas a quien pidió ni prestes a quien prestó" ;o)