‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Capitalismo...

Llevo unos meses preguntando a personas diversas qué entienden por capitalismo.
En un principio, parecía una pregunta inocente, pero ha dado mucho de sí.
Este intercambio me ha permitido matizar y afinar mejor mi entendimiento sobre este conjunto de reglas y prácticas que estructuran una parte significativa del mundo en el que vivo.
Junto a esto, para mi sorpresa, me he encontrado con varias personas formadas, comprometidas e inteligentes que, aunque sabían distinguir algunos de los efectos de esta forma de organizar la economía, no sabían descifrar sus reglas de juego. Es como si hubieran aprendido a reconocer las hojas y los frutos de un árbol con nitidez, a visualizar el tronco de un modo difuso y a obviar su raíz.
Un amigo, profesor de Historia en secundaria, comentó, en una sesión en la que intentábamos dar respuesta a esta pregunta, que parte de su alumnado no había usado nunca la palabra capitalismo.
Creo que la ausencia de esta palabra y de su significado en nuestro vocabulario es síntoma de algo más profundo, algo que no es nada inocente.
¿Cómo entender el mundo en el que vivimos, cómo entender esta crisis, cómo entender esta vorágine de acontecimientos, si no tenemos en cuenta el tronco que sustenta gran parte de lo que sucede y la raíz que lo alimenta?
Por todo ello, os invito a seguir indagando para nombrar la realidad con las palabras precisas y no con palabras prestadas y viciadas...:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

qué bueno el video, Gra. Es genial.
muchos besos
tati

Alson dijo...

Muy bueno... (como siempre)