‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Es posible...

Justo en esta semana, en la que celebramos el 8 de marzo, la real academia de la lengua ha sacado un informe en el que nos disuade de usar el lenguaje de forma incluyente, o sea, nombrando la existencia de ambos sexos con todos sus matices y riqueza.

Argumentan que si todas y todos nombráramos la experiencia de ambos sexos sin hacer uso del masculino supuestamente universal no sería posible hablar ni mantener una comunicación ágil.
Con esta argumentación pretenden, no solo dar por válido un uso de la lengua que oculta lo femenino bajo una representación masculina de la realidad, sino también ocultar la práctica lingüística de tantas mujeres y hombres que, desde hace mucho tiempo, usamos un lenguaje incluyente a la hora de hablar, escribir, enseñar...

Usamos un lenguaje que nos da libertad y alegría porque nos permite nombrar la sexuación humana dando independencia simbólica a ambos sexos.
Usamos un lenguaje que nos permite comunicarnos con agilidad y ligereza, amando las palabras y su belleza, sintiendo una sintonía entre lo que decimos y lo que existe, ganando en riqueza y creatividad.


Traigo aquí esta reflexión porque, como aprendí hace tiempo, lo que no se nombra no existe.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, Gra por tus palabras. En mi instituto se ha armado un gran revuelo con este informe. La mayoría del profesorado está de acuerdo con lo que dice y yo me he sentido un poco sola estos días...Como tú dices, a mí también me da libertad y alegría nombrar el mundo en femenino y masculino..muchos besos!
tati

Alson dijo...

Y un término medio no es posible?
La gama de grises existe.

barutarroba dijo...

a veces un término medio vale y otras veces no,normalmente no suelen hacerlo ¿Cual es el término medio entre una mujer y un hombre? ¿Y entre tu experiencia o tu emoción o tu mirada y la mía? Se trata de hablar y nombrar el mundo como es. Y en el mundo hay seres humanos que son hombres (como yo) y mujeres, y es necesario partir y nombrar esta realidad. Y si hay un universal verdadero que sea válido para mujeres y hombres que se use,y lo hay. Y a los viejunos de la RAE (y digo viejunos porque son arrogantemente y aplastantemente hombres viejos y caducos) ni caso, y a hablar, nombrar, expresar lo más libre y de verdad posible.