‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’
(Etty Hillesum)

Cánticos indignados

Ayer, por las calles de Madrid, pude escuchar a gente muy diversa cantando las versiones de diferentes canciones hechas por el coro del Entredós.
Fue un gesto que se entrelazó con otros muchos gestos, dando como fruto una madeja preciosa.

Aquí os traigo tres de estas letras que me gustan especialmente:

HOLA BBV  HOLA SANTANDER
(Con la música de Hola don Pepito)

Hola BBV Hola Santander
¿Se quedó con las casas? Con las casas me quedé
¿Y qué hizo con la deuda? Al estado la pasé
Qué bien BBV, Qué bien Santander

Eran dos bancos requeterricos
Eran más malos que un “nublao”
De la miseria hacían negocio
Su patrimonio estaba “inflao”

Si se encontraban con un ministro
O se encontraban en el parqué
Todos decían con voz muy fina
Ningún impuesto yo pagaré

Hola BBV Hola Santander
¿Se quedó con las casas? Con las casas me quedé
¿Y qué hizo con la deuda? Al estado la pasé
Qué bien BBV, qué bien Santander


ASUNCIÓN (Versión de Asunción)

El curre que tiene Asunción
con niños, con suegros y para el patrón (bis)

Asunción, Asunción, que ese Pepe se cosa el botón (bis)

El curre que tiene Asunción no se ve,
no se nombra pero es un montón (bis)

Asunción, Asunción, ya está bien de tanta explotación (bis)


QUE LA DETENGAN

Que la detengan es una mentirosa
malvada y peligrosa
que tó quiere priva-ti-zar

Que la detengan nos ha robado el agua
escuelas, hospitales
y así ná va a cambiar          (Bis)





Os invito a seguir cantando...
Os invito también a echarle un vistazo a la página de periodismo humano que, como siempre, ha estado haciendo una cobertura amplia, rigurosa y humana a lo ocurrido ayer.
Llevamos un mundo nuevo en el corazón
Quien muere de hambre muere asesinado

2 comentarios:

patricia t cañada dijo...

Fue muy emocionante y me encantó compartirlo contigo.

besitos

LaRepo dijo...

Las letras son buenísimas...
Lo que está claro es que la imaginación no nos la roba ni dios!